DESCRIPCIÓN
 
Bielsa, situada en la confluencia de los ríos Cinca y Barrosa, es una típica población de montaña que conserva sus tradiciones más singulares: el "belsetán" - variedad de la fabla aragonesa- y los carnavales. Destaca su plaza mayor con el edificio del Ayuntamiento, bello ejemplo renacentista, donde se encuentra el Museo de Bielsa. La iglesia es originaria del s. XV, aunque con modificaciones posteriores.

En su municipio hay cinco aldeas: Javierre, cuya iglesia tiene un ábside románico que conserva un frontal de altar del s. XIV, dedicado a Santa Eulalia; Espierba, Chisagüés, Parzán y Salinas, que son punto de partida para numerosas excursiones por los valles de Pineta y Barrosa, que integran el valle de Bielsa.

Éstos, por el norte, se hallan separados de Francia por cimas de más de 3000 metros los separan del Valle de Gistaín, con el que se comunicaban por un camino que pasa por el collado de Cruz de Guardia. Por el sur y por el oeste, Montinier, Las Tucas (2800m.) y Monte Perdido (3355m.) marcan las fronteras con el valle de Vió, Puértolas y Fanlo. Igualmente a través del túnel de Bielsa-Aragnouet, es fácil acercarse al país vecino, donde se puede visitar Saint-Lary, importante centro turístico, y la zona de los lagos d´Orédon, Cap-de-long, d´Aubert y las estaciones de esquí alpino más próximas. El Santuario de Lourdes es otro interesante destino. En el Valle de Pineta, por el que a lo largo de 14 km. de carretera se sucede un paisaje lleno de belleza, donde espesos bosques de pinos, abetos y hayas cubren las laderas de los montes salpicados de pastos alpinos, llegamos a una amplia explanada presidida por la ermita de la Virgen de Pineta, donde se rinde un culto de profundas raíces precristianas y pastoriles a una virgen que hizo su aparición sobre un pino. Elevando la vista, el paisaje de altas cumbres hace volar su imaginación e invita a realizar ascensiones por las numerosas rutas existentes. En primavera un manto de flores cubre las riveras del río, adornando este espectacular paisaje pirenaico, que es puerta natural al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. El macizo de Monte Perdido alberga importante glaciares, al igual que el macizo de La Munia, con el glaciar de Robiñera - incluidos en la relación de los Monumentos Naturales de los Glaciares Pirenaicos.
 
Estos textos pertenecen a los folletos editados por el Ayuntamiento de Bielsa